Bioshock

Bioshock for iOS 1.0.5

¿Está Bioshock para iOS a la altura de la versión PC?

Bioshock se ganó a mucha gente cuando salió en 2007 para Xbox 360. Era un juego hecho con estilo y estaba situado en un buen entorno. Los combates en primera persona combinaron a la perfección con la mecánica de juego de disparos con final abierto y las trampas del entorno. Ver descripción completa

PROS

  • Técnicamente impresionante
  • Diseño y audio fantásticos
  • Una experiencia estupenda y absorbente

CONTRAS

  • La pantalla pequeña es restrictiva
  • Controles complicados
  • No es tan bueno como el original

Muy bueno
8

Bioshock se ganó a mucha gente cuando salió en 2007 para Xbox 360. Era un juego hecho con estilo y estaba situado en un buen entorno. Los combates en primera persona combinaron a la perfección con la mecánica de juego de disparos con final abierto y las trampas del entorno.

Un mundo y historia absorbentes fueron puntos clave del juego, algo que todos deberíamos probar. Dicho esto, con el juego disponible para casi todo tipo de soportes, nos preguntamos: ¿es el móvil la mejor forma de disfrutar de la experiencia que ofrece clásico?

Como el original

En iOS, Bioshock tiene las mismas características que en el original. En términos técnicos, es todo un logro recrear la experiencia de Rapture en la palma de la mano sin perder calidad. Es verdad, las dos versiones no tienen las mismas características al cien por cien, pero en la mayoría de aspectos esta aplicación es una reproducción fiel al original.

Aunque sean buenas noticias en gran parte, también tiene sus contras: la huella que deja en el teléfono. Pesa unos 2,6 GB, con lo que necesitas mucho espacio antes de considerar descargar el juego. Sin mencionar los requerimientos mínimos. Si no dispones de un iPhone 5, iPad 4 o iPad mini 2 como mínimo, no podrás disfrutar de los placeres de Bioshock.

Fallos virtuales

Los juegos en primera persona que se centran en combates y disparos nunca han funcionado muy bien en pantallas táctiles. El tener que poner los pulgares en cada lado de la pantalla se come un poco de campo de visión. Combinado con la interfaz en la pantalla, te quedas con poca visión y eso provoca que a veces te pierdas elementos vitales de la acción.

Es extraño, pero por más que cada elemento individual de la interfaz funcione bien, el resultado global no. Al usar los pulgares para mirar y luego disparar, tardas demasiado como para ser efectivo. Y esto empeora cuando te encaras a criaturas rápidas que te persiguen, porque cuando llegas a disparar ya han desaparecido.

Para añadirle más cosas al típico juego de disparos, Bioshock también juega con muchos elementos del entorno y trampas. Por ejemplo, puedes electrificar el agua para dar una sacudida a los enemigos o quemarlos al calar fuego al aceite gracias a poderes que vas recolectando. Desafortunadamente, y al igual que con las armas tradicionales, estos elementos solo funcionan si aun son efectivos cuando los activas.

Si tienes un mando de juego, todo esto no será problema. Si no, ten en cuenta que puede ser muy frustrante.

Bajo el mar

La dirección artística de Bioshock es, para mí, un punto fuerte. La ciudad submarina de Rapture, está repleta de arte y decoraciones de 1950 que concuerdan perfectamente con el hecho de estar bajo el mar: grandes arcos y pilares ondulados alrededor de las puertas de cámaras de descompresión.

La ciudad ha sido víctima de la avaricia y el egoísmo de los habitantes, lo que la ha dejado en un estado de deterioro opresivo. Puedes oír el eco de música de la época mientras navegas, una aportación más a la creación del mundo submarino.

Los personajes son tan poderosos como su apariencia. El enemigo principal, Big Daddy, rápidamente se convirtió en un icono de los juegos. La mezcla del diseño industrial y la tecnología de los años 50 creó imponentes bestias que tienen la apariencia de una campana de buzo con perforadoras. Su gran estatura, junto con las poderosas pasas y los gruñidos que hacen de verdad dan miedo.

El diseño de los otros personajes también es muy esmerado. Hasta los matones estándar te hacen espeluznar con las máscaras que llevan para esconder sus caras desconfiguradas.

Aunque el diseño artístico sigue siendo estupendo, se han hecho algunas concesiones para iOS. Por ejemplo, hay menos efectos de rayos y partículas, que le quitan textura y profundidad al mundo.

Con todos sus fallos, si no es que lo comparas con la versión para consola o PC al lado, es difícil ver estas diferencias. Todo el juego es inexplicablemente menos absorbente y no es solo porque la pantalla sea más pequeña.

Fantástico, o no

La pregunta que te tienes que hacer es ¿a quién va destinado Bioshock para iOS? Es un compromiso. Y cuando la mayoría de gente tiene acceso a una consola o PC con la que jugar al original, ¿por qué alguien se dedicaría a jugar a la versión móvil?

Bueno, si viajas mucho y de verdad quieres llevarte a Bioshock contigo, entonces sí, el juego vale la pena, especialmente si tienes un mando. No se puede negar que es un gran juego y una maravilla tecnológica y además pone de relieve que los móviles aún no pueden ofrecer la misma experiencia que las consolas.

Bioshock

Descargar

Bioshock for iOS 1.0.5